miércoles, 16 de abril de 2008

Color naranja


La Copa se vistió de color naranja. El peor Valencia de la última década fue capaz de lograr la séptima Copa del Rey de su historia y lo hizo ante un Getafe que volvió a ahogarse en la orilla. Y es que el fútbol le debía una al 'Geta' tras su hombrada ante el Bayern, (eso dijeron tras el pasado jueves), pero se la seguirá debiendo porque el fútbol --en algunas ocasiones-- no entiende de méritos ni de justicia. No es que los de Koeman no merecieran ganar el partido, que sí, que fueron mejores, pero es que lo del Getafe va para suceso. Los de Laudrup cayeron con justicia en el segundo capítulo consecutivo de una final copera que, en esta ocasión, se les escapó por diez minutos. Seiscientos segundos que sirvieron para que Mata primero y Alexis despúes lograran sendos tantos de cabeza que dejaron fuera de órbita a los azulones.
El descaro de Granero --el mejor de los suyos-- no fue suficiente para dar puerta a un Valencia rancio, sin fútbol y con un desorden táctico más que notable. Sin embargo, el conjunto ché pasó rápido el papel de víctima a su rival y éstos, encogidos desde lo del Bayern, lo aceptaron sin problemas para sufrir sin el balón, que es lo que les ha llevado tan lejos esta campaña.
De poco vale crucificar a Ustari por el tercer gol, el Getafe no fue el de otras veces y pagó muy caro su desconcierto a pesar de tener el respaldo incluso del mismísmo Rey de España, el dueño de esta Copa que lleva su nombre. "Que gane el que perdió" dijo el monarca en la mañana previa al partido. El que perdió volvió a perder y el que llegaba de tapado salvó la temporada sin saber cómo.
La Copa se pintó de naranja, de un naranja ché y también de un naranja Koeman, el mismo color del que iba vestido cuando hizo ese gol a la Sampdoria que le dio una Copa de Europa al Barça. Quien sabe, quizá el peculiar tulipán acabe siendo un gran entrenador...

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me dio mucha pena por el Getafe. No entiendo mucho y no sé si lo hizo mejor o peor, el caso es que volvió a perder y a defraudar a una afición extra entregada que revitaliza el fútbol del sur de Madrid al que tanta falta le hace, no?

¿Qué puedo comentar? la cara del Rey, la bufandita del Getafe que llevaba la señora Aguirre y lo gracioso que es Pedro Castro.

A la espera de que me des un cursillo avanzado de fútbol 4-2-4-1...o cómo era? Te confieso que me gusta leerte aunque no pueda comentarte por no estar a la altura.

Un abrazo.

PD: si que te quedas hasta tarde escribiendo, no?

Sentinel dijo...

Enhorabuena por la transformación de tu blog. Me gusta su nuevo diseño ;)

Un abrazo.